Saltar al contenido

Diferencia entre Gatos de Pelo Largo, Gatos de Pelo Corto y Gatos sin Pelo

¿Qué diferencia hay entre gatos de pelo largo, gatos de pelo corto y gatos sin pelo?

Pelo de gatosTodos los gatos guardan similitudes entre ellos, sobre todo en proporciones de tamaños, alimentación y actividades, pues son muy parecidos. Sin embargo, el cuidado que necesitan varía concretamente por el pelo que tienen.
Los gatos de pelo largo precisan muchos cuidados, deben ser cepillados a diario una o más veces, dependiendo del lugar en el que viva (no es lo mismo un piso que una terraza con jardín), deben evitar llevar nudos en el pelo y se les debe proporcionar más que a ningún otro tipo de gato malta, para evitar que con sus limpiezas y el pelo tan largo que tienen, se traguen bolas de pelo. Los gatos de pelo largo más conocidos son los persas y de angora.

Los gatos de pelo corto son los más comunes, precisan un cuidado menos constante y se les puede cepillar una vez o dos a la semana con el fin de quitarles exceso de pelaje. Aunque es recomendable, no siempre precisan malta ya que, excepto en épocas de muda, no tiran demasiado pelo y es extraño que ingieran bolas. No obstante, si se nota que devuelven con asiduidad bolas de pelo, se les puede dar sin miedo raciones de malta.

Los gatos sin pelo son conocidos como Sphynkx o “gatos esfinge”, porque su figura se ha hecho famosa en representaciones decorativas egipcias. No es que no tengan nada de pelo, aunque lo parezca.

En realidad les cubre una manta de vello fino que puede ser imperceptible a la vista e incluso el tacto. Los gatos sin pelo son los que más cuidados requieren dada la debilidad de su piel ante la falta de pelaje más denso. Entre sus cuidados destaca el mantenerlo siempre dentro de casa en zonas donde no se puede rasgar la piel, evitar que le dé el sol de forma directa, un cuidado de su piel de hasta 30 minutos todos los días y estar atento a cualquier herida o alergia que le salga, pues si se rasca lo hará directamente sobre su piel y podría provocarse heridas.