Archivo de la etiqueta:

Diferencia entre Cafe y Te

¿Cuál es la diferencia entre café y té?

CaféTanto el café como el son dos infusiones, se preparan entre otras cosas hirviendo agua. No obstante, las diferencias entre ambos lo convierten en dos alimentos completamente distintos, hasta el punto de que no es fácil encontrar a alguien que le agrade los dos al mismo nivel.

El café se prepara en base al grano de café, que es molido y cuyo resultado es finalmente hervido con agua en las famosas cafeteras. La preparación puede ser muy variada, igual que las semillas sobre las que se puede elaborar.

Entre los principales atractivos del café está la cafeína, cuyo poder estimulante ha convertido a este alimento líquido en uno de los más consumidos del mundo.

El , sin embargo, se prepara mediante hojas y brotes de la planta de la que recibe el nombre, que también son hervidas, si bien la preparación es algo más laboriosa que el café. Es una bebida fresca y antioxidante, extremadamente recomendable para la salud de quien la toma.

Su antigüedad es mayor que la del café y su extensión es sólo comparable a la del agua. Gracias a que puede combinarse con múltiples tipos de planta, la heterogeneidad de los resultados dan lugar a toda una carta de tipos de  que, difícilmente no encajan en algún gusto del consumidor. Curiosamente en los lugares donde el café ha cobrado importancia, posiblemente por la adicción de la cafeína, el  pierde terreno y se ve impedido para recuperarlo. Pese a todo, la teína también se considera altamente estimulante y adictiva.

Diferencia entre Infusión y Té

¿Cuál es la diferencia entre infusión y té?

Infusión y TéSi vais a pedir o prepararos una bebida, no podéis escoger indistintamente infusión o , aunque en algunas regiones se haga comúnmente, sin tener en cuenta que son alimentos muy diferentes.

La infusión es la bebida resultante tras introducir hierbas toleradas por el hombre en agua caliente. No se debe dejar que el agua llegue a hervir. Una infusión se puede tapar o no mientras se calientan los ingredientes, dependiendo del resultado final que se quiera conseguir. Finalmente, cuando está preparada la bebida, se filtra para evitar restos sólidos y se introduce en un recipiente para su consumo.

Los ingredientes con los que se puede preparar una infusión son muy variados. Pueden ser partes de flores o partes de frutos de algunas hierbas aromáticas. Los más populares son la manzanilla, la menta, el mate e incluso el café que, aunque popularmente no es denominado como tal, se trata también de una infusión.

El , sin embargo, se trata de la bebida resultante tras mezclar agua caliente con hojas exclusivamente de la planta del (Camellia sinensis). A pesar de esta limitación, es preparado en multitud de formas, siendo las más famosas la británica y la japonesa, y se trata de la bebida más popular del mundo después del agua.

El , además, presenta varias tipologías, dependiendo del tratamiento que se realiza a las hojas para su secado y fermentación. De esta forma, tenemos verde, rojo y negro, entre otras muchas más variedades.