¿Cuál es la diferencia entre impresora de tinta e impresora láser?

Impresora láserEn la actualidad se ha equiparado el mercado de impresión digital con el auge de la impresora de tinta y el desarrollo de la impresora láser, pero siempre queda la duda de cuál comprar en cada caso. Para ello es preciso conocer sus diferencias.

La impresora de tinta actúa mediante unos cartuchos que pueden contener tinta de diferente composición y permite la impresión monocromática (en negro sobre blanco) o a color.

Una impresora de tinta tiene un índice mayor de inconvenientes y fallos mecánicos, así como relacionados con los cartuchos. Éstos pueden secarse en caso de que no se les dé mucho uso y habrá que tirarlos o bien se gastan con relativa facilidad, sobre todo los que son de color.

Con estos últimos el mayor problema es que, dado que las tonalidades las consigue mediante la combinación de cartuchos de color, el fallo, secado o agotamiento de un color, conlleva irremediablemente impresiones de mala calidad hasta que se sustituya, independientemente de que el resto de cartuchos esté bien.

Las impresoras láser utilizan una metodología de impresión diferente, que permite una mayor rapidez en la impresión y eliminan los problemas de secado o de impresión por colores. Sin embargo, su coste de inversión es casi el doble que en las impresoras de tinta. Además, una impresora láser supone un mayor gasto energético y su duración en impresiones cuantiosas es menor, con lo que el usuario debe invertir en la sustitución de material para mantener el ritmo de impresión.

De forma general, una impresora láser es recomendada para uso doméstico o profesionales que limiten mucho su uso. Sin embargo, una impresora de tinta es recomendable para empresas con un alto volumen de impresión.