Diferencia entre Balance y Estado de Resultados

¿Cuál es la diferencia entre un balance y un estado de resultados?

En términos financieros existe una gran diferencia entre el balance y el estado de resultados.

En primer lugar, el balance es algo así como una “fotografía” de la situación actual de una empresa, en cuanto a patrimonio, activos y pasivos. Es por esto, que al hacer un informe sobre el balance financiero de una empresa, se muestra sólo una fecha, por ejemplo “Al 31 de diciembre del 2011″. Esto quiere decir, que el balance es válido sólo para ese día y que al día siguiente puede cambiar.

En términos contables, el balance siempre debe contar con la sgte. igualdad: ACTIVOS = PASIVOS + PATRIMONIO

Esta “ecuación” quiere decir que los activos de nuestra empresa, es decir, lo que nos generará el flujo tienen dos opciones de financiar el negocio:

1.- A través de los pasivos, que es la fuente de dinero que proviene de terceros para financiar el negocio o parte de él. Por lo general, se deben pagar intereses por este “préstamo”.

2.- A través del patrimonio, que es aquella fuente de dinero que proviene de los mismos dueños de la empresa, o bien de inversionistas que esperan obtener rentabilidad sobre las utilidades de la empresa. Los inversionistas tienen un mayor riesgo que los dueños de los pasivos, ya que estos últimos tienen asegurada la devolución de intereses, mientras que los inversionistas tienen que esperar que la empresa tenga utilidades y no pérdidas, para poder obtener una parte de estas utilidades.

Por otra parte, el estado de resultados es el resumen de los movimientos que ha hecho una empresa en un determinado periodo de tiempo, por lo general resume un año cronológico. Es decir, “entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2011″.

El estado de resultado, a grandes rasgos sigue la siguiente igualdad: UTILIDADES = INGRESOS – GASTOS

De acuerdo a esta igualdad, las utilidades son el excedente de una empresa en un determinado periodo de tiempo, en el cual con los ingresos obtenidos, la empresa ha sido capaz de cubrir todos los gastos en que tienen para el funcionamiento de ésta. Es decir, curbrir los costos de producción, costos fijos, impuestos, remuneraciones, etc. y más encima lograr un remanente de dinero. Esto quiere decir que los ingresos fueron mayores a los gastos. Si fuera al revés, es decir si los ingresos son menores a los gastos, entonces la empresa tendría “pérdidas”.